Ambulancias: ¿son una alternativa razonable al avión ambulancia?

Diariamente asesoramos a muchos familiares de nuestros pacientes en todo lo relacionado con las repatriaciones desde el extranjero. A menudo nos preguntan si un viaje exclusivamente en ambulancia que recoja al paciente en el extranjero sería una alternativa al avión. Este tipo de preguntas tienen diversos motivos sobre los que nos gustaría profundizar a continuación.

Ambulancias: ¿son una alternativa razonable al avión ambulancia?

Disponibilidad:

Muchas personas consideran que los aviones ambulancia son un medio de transporte que únicamente está a disposición de los servicios de rescate o de las compañías de seguros. El helicóptero ambulancia como medio de transporte de pacientes es conocido por muchos, sin embargo y con razón, no se tiene en consideración para distancias largas. Por esta razón muchos piensan que para particulares las únicas opciones serían una ambulancia o una ambulancia de soporte vital avanzado.

Sin embargo, la realidad es que nuestros aviones equipados con unidades de cuidados intensivos se utilizan diariamente para repatriaciones privadas y son la mejor opción en para largas distancias en comparación con el helicóptero y sobre todo con la ambulancia.

Tiempo de organización:

Algunos familiares seguro que piensan que preparar un avión ambulancia, más el equipo médico y el correspondiente equipamiento debe llevar más tiempo en comparación con la ambulancia. Sin embargo, en la mayoría de los países del mundo podemos organizar un avión ambulancia el mismo día y llevar a los pacientes en cuestión de horas seguros de vuelta a España.

Flexibilidad:

Muchas personas piensan que los aviones ambulancia vuelan, como los aviones de línea, solo a los aeropuertos grandes y que por esta razón el traslado de pacientes en avión lleva más tiempo que el traslado en ambulancia. En realidad, los aviones ambulancia también vuelan a aeropuertos pequeños, regionales y poco conocidos que se encuentran más cerca de su lugar de destino. De este modo, el uso de un avión ambulancia a menudo vale la pena, incluso en trayectos cortos, aunque sea solo por motivos de tiempo.

Personas de acompañamiento y equipaje:

Muchos se deciden por la ambulancia porqué piensan que en un avión ambulancia no pueden ir personas de acompañamiento o equipaje. Más bien al contrario, mientras que en un vehículo solo es posible, y no siempre, que vaya una persona de acompañamiento y muy poco equipaje, en el avión ambulancia podemos llevar, dependiendo del modelo, varias personas de acompañamiento y más equipaje.

Seguridad:

Muchos médicos en las clínicas piensan que los pacientes en un estado de salud grave no pueden ser transportados en avión, por esta razón, consideran el traslado de pacientes por carretera como la única posibilidad. Lamentablemente muchos médicos no conocen las posibilidades técnicas que puede ofrecer un avión ambulancia.

Sin embargo, las ambulancias aéreas tienen muchas ventajas. En un avión ambulancia podemos, por ejemplo, adaptar la presión de la cabina al nivel del suelo según necesidad y así transportar a pacientes muy graves de forma rápida y segura. El avión es, por lo tanto, la opción más segura para una repatriación en la mayoría de los casos.

En carretera el riesgo de sufrir un accidente es mucho más alto que en el aire. Si, además, tenemos aquí en cuenta los a menudo largos tiempos de transporte que pueden llegar a ser casi desmedidos en el caso de largas distancias, no es posible tener en una ambulancia la comodidad necesaria y, por lo tanto, un transporte por carretera no es justificable.

Costes

El avión ambulancia convence claramente en los puntos médico-técnicos. Lo que también está claro es que la elección de la ambulancia terrestre en contra del avión tiene para las familias, a menudo, un trasfondo económico. Sin embargo, una repatriación en ambulancia desde el extranjero tiene, a parte de la ventaja económica, unos tiempos de trasporte sumamente largos.

Así, una ambulancia de soporte vital avanzado necesitará un día entero o más para el mismo trayecto que un jet ambulancia haría en un máximo de dos a tres horas. Por esta razón, a menudo no podemos justificar desde el punto de vista médico el uso de ambulancias en trayectos de larga distancia y para pacientes graves solo por razones económicas, ya que el bienestar de nuestros pacientes es lo más importante para nosotros.

Conclusión: la ventaja del uso de una ambulancia es de tipo económico. Por el contrario, el avión ambulancia convence por aspectos tan importantes como la rápida disponibilidad, los cortos tiempos de organización, la flexibilidad, la posibilidad de llevar personas de acompañamiento y equipaje y, sobre todo, por la seguridad. No obstante, con mucho gusto evaluaremos para usted de manera individual la posibilidad de trasladar al paciente únicamente en ambulancia.

En este caso, tenemos en cuenta a parte del trayecto y del estado de salud del paciente otras cuestiones que pueden ser decisivas para una repatriación segura desde el extranjero. Como alternativa le podemos informar sobre otras posibilidades económicas como la repatriación en grupo en un avión ambulancia grande o en un avión de línea.

Volver al resumen