Volar con neumotórax

En caso de padecer neumotórax, el aire entra por la cavidad pleural que se encuentra entre el pulmón y la pared torácica. Este aire dificulta la dilatación de un lóbulo pulmonar o de los lóbulos pulmonares, y por tanto la respiración. Un neumotórax grave puede ser mortal. Los desencadenantes suelen ser lesiones en el tórax, por ejemplo después de un accidente de coche.

Las diferencias de presión a las que tiene que enfrentarse el cuerpo al volar pueden tener un efecto negativo en un neumotórax. Por eso, a menudo se plantea la cuestión de si es posible volar con un neumotórax sin ningún riesgo. Explicamos cómo surgen los problemas y bajo qué circunstancias es posible emprender un vuelo. Pero las buenas noticias primero: bajo las condiciones adecuadas es posible volar con neumotórax.

¿Vuelo de línea con neumotórax?

En un avión comercial que vuela a una altitud normal, la presión del aire es la misma a la que hay en una cima de montaña a 2.400 metros de altura. Esta clara diferencia con respecto al suelo puede hacer que las bolsas de aire en la cavidad pleural se dilaten y que un neumotórax existente empeore. Por eso, generalmente no se recomiendan los vuelos regulares si un pasajero tiene neumotórax agudo.

Poco después del éxito de un tratamiento, las recomendaciones difieren en cuanto al momento en que el paciente puede volver a volar. En sus directrices de 2003, la Aerospace Medical Association Medical Guidelines Task Force recomienda esperar de dos a tres semanas después del éxito del tratamiento de un neumotórax para volver a subir a un avión de línea.

Un grupo de investigación británico recomendó en 2011 un tiempo de espera de como mínimo una semana después del éxito de curación de un neumotórax. Si la causa del neumotórax era una lesión, los investigadores abogaban por un tiempo de espera de dos semanas.

Vuelo ambulancia con neumotórax

Aunque no es posible volar en un vuelo de línea con un neumotórax agudo o tratado recientemente, el paciente sí puede ser transportado en un avión ambulancia. Este tipo de avión ambulancia suele ponerse exclusivamente a disposición de un solo paciente. A bordo, un médico de vuelo experimentado y su equipo garantizan la seguridad médica. El equipamiento médico del avión ambulancia es prácticamente el mismo que el de una unidad de cuidados intensivos, de manera que el paciente puede ser atendido de la mejor forma posible.

Pero la razón principal que hace posible un vuelo ambulancia con neumotórax es un ajuste de la presión cuidadoso con el paciente: un avión ambulancia puede regular la presión de la cabina mediante la reducción de la altura de vuelo y en combinación con medidas técnicas de tal manera que no exista ninguna diferencia con el nivel de suelo. Gracias a este vuelo a nivel del mar (vuelo sea level), las bolsas de aire dentro de la cavidad pleural no se ven afectadas y el neumotórax no empeora.

Vuelo de regreso seguro en caso de neumotórax durante las vacaciones

Cualquiera que haya sufrido un neumotórax en su país probablemente pospondrá los viajes previstos para poder concentrarse plenamente en su convalecencia. No obstante, el caso es diferente si el paciente ha contraído un neumotórax durante las vacaciones. En caso de que sean necesarias medidas urgentes para estabilizar al paciente, estas tendrán que realizarse en el país donde se encuentre. Pero para la continuación del tratamiento y la posterior convalecencia, muchos pacientes desean un rápido transporte de regreso a su país. Allí esperan encontrar unas mejores condiciones médicas, una comunicación sin problemas con el personal de la clínica en la lengua materna y el apoyo de amigos y familiares.

Si el paciente no quiere esperar a que un vuelo de línea no sea problemático desde el punto de vista médico, la única opción es utilizar un avión ambulancia. Este está listo para operar la mayoría de las veces el mismo día o al día siguiente y ofrece un transporte del paciente seguro. Además, es bastante más pequeño que un avión de línea, por lo que no depende de los grandes aeropuertos comerciales. Por eso también puede aterrizar en los aeropuertos regionales cercanos al paciente, reduciendo así significativamente la duración del estresante transporte terrestre.

¿La compañía de seguro paga el vuelo de regreso?

El seguro médico de viaje se encarga de cubrir los costes de un vuelo ambulancia. Quien no tenga una cobertura de seguro adecuada debe asumir los costos por sí mismo. Pero tampoco con un seguro médico de viaje está garantizada una cobertura de costes. De hecho, la compañía de seguros comprueba en cada caso si el tratamiento del neumotórax también es posible en el lugar donde se encuentra el paciente.

  • Si el paciente no puede ser tratado adecuadamente in situ, se considera que el vuelo de regreso es médicamente necesario. En este caso, el seguro médico de viaje suele cubrir los costes.
  • ¿El tratamiento en el país donde se encuentra el paciente es principalmente posible, pero el tratamiento en el país de origen promete mejores resultados? Entonces se trata de una repatriación desde el extranjero razonable desde el punto de vista médico. Algunos seguros cubren los costes también en este caso. Para comprobarlo, vale la pena echar un vistazo a la póliza de seguro.
  • Si no existe un caso médicamente necesario ni médicamente razonable, el seguro no cubre los costes de un transporte de regreso.

¿Qué cuesta un vuelo de regreso en avión ambulancia?

Si el seguro no cubre los costes de un vuelo ambulancia, estos deben asumirse en privado. En este caso nos complacerá hacerle una oferta individual sin compromiso. Tendremos en cuenta la ruta del vuelo y el número deseado de acompañantes. Además, la urgencia de la solicitud influye en el precio: en caso de solicitudes a corto plazo, es posible que un avión ambulancia más lejano tenga que transportar al paciente con neumotórax y tenga que realizar un vuelo de posicionamiento más largo y, por lo tanto, más costoso.

En las mejores manos con la Central de Vuelos Ambulancia

Con la Central de Vuelos Ambulancia usted estará en las mejores manos si usted o un familiar necesita un transporte de regreso después de padecer neumotórax. Nuestro experimentado equipo le ayudará en la medida de lo posible ya durante la preparación del vuelo. Podemos comunicarnos en casi todos los casos en la lengua materna de los médicos in situ y así superar las barreras lingüísticas. Nuestros aviones ambulancia pueden estar preparados rápidamente para despegar en cualquier parte del mundo, de modo que el paciente con neumotórax puede iniciar su vuelo de regreso sin retrasos innecesarios.

Gracias a nuestro servicio de «cama a cama» podemos ofrecerle un servicio integral de traslado de pacientes. Vamos a buscar al paciente con una ambulancia o un vehículo de salvamento en el lugar donde está alojado y lo llevamos al aeropuerto puntualmente. También después de aterrizar en el país de origen, una ambulancia o un vehículo de salvamento están listos para llevar al paciente de forma segura al hospital de destino. Por supuesto, todos los transportes terrestres se realizan con una asistencia médica. Dado que coordinamos todos los tiempos de recogida y de entrega, podemos descartar demoras innecesarias. De esta manera, transportamos también a los pacientes de neumotórax de manera rápida, segura y fiable.

¿Tiene alguna otra pregunta?

Si tiene alguna otra pregunta sobre los vuelos ambulancia o su organización, le recomendamos que eche un vistazo a nuestras Preguntas Frecuentes.

Póngase en contacto con nosotros

Somos una empresa competente y de confianza para la repatriación sanitaria de pacientes con neumotórax. Nuestro equipo está a su disposición las 24 horas de todos los días para una consulta gratuita. Póngase en contacto con nosotros:

Volver al resumen