El desafío de volar en ambulancia aérea a –30 °C

La semana pasada pudimos volver a demostrar que estamos a disposición de nuestros pacientes por más mal tiempo que haga: Un diplomático mongol se encontraba en un mal estado de salud y estaba ingresado en un hospital de la capital del país, Ulán Bator. Dado que la asistencia médica allí no era suficiente desde el punto de vista de sus familiares, debía ser trasladado en un avión ambulancia a Seúl, Corea del Sur.

avión ambulancia

La cabeza fría a temperaturas heladas

Normalmente, un traslado de un paciente de este tipo es para nosotros un trabajo puramente rutinario. Pero el duro invierno de Mongolia nos impuso algunas restricciones especiales, ya que para el día del vuelo se anunciaron unas temperaturas exteriores de -30 °C , incluso durante el día. Ese frío habría supuesto para el paciente otro motivo de estrés para su salud.

Por este motivo, elegimos no realizar la entrega del paciente en una rampa aeroportuaria desprotegida. En vez de ello, nuestro avión ambulancia, un Cessna Citation 560 XLS, aparcó en un hangar cerrado en el que las condiciones eran bastante más favorables para nuestro paciente. La ambulancia, que había ido a recoger antes al paciente en el hospital, entró en el hangar y nuestro médico de vuelo se hizo cargo del paciente. 

También había que proteger el avión de las consecuencias del frío gélido. Por eso el personal del aeropuerto realizó un proceso de deshielo a fondo. Para ello, se rocía el avión con sustancias químicas, con lo que se elimina el hielo y la nieve. Si se formara hielo en el avión, el vuelo no sería seguro.

Vuelo seguro en ambulancia aérea hacia Corea del Sur

Nuestro avión ambulancia despegó inmediatamente después. Durante el vuelo, la tripulación médica atendió íntegralmente a nuestro paciente. Dos familiares pudieron volar en el espacioso Cessna y proporcionar un apoyo emocional adicional. Al cabo de un vuelo de casi tres horas, nuestro avión aterrizó sano y salvo en el Aeropuerto Internacional de Incheon de Seúl. Allí, a unas temperaturas bastante más agradables, entregamos el paciente a la ambulancia que lo estaba esperando y que lo llevó sano y salvo a hospital donde ingresó.

Mientras los médicos especializados de Seúl seguían con el tratamiento del paciente, su familia se tomó el tiempo para darnos las gracias de todo corazón por el éxito del traslado del paciente. ¡Les deseamos todo lo mejor y una pronta recuperación del paciente!

Póngase en contacto con nosotros

Somos una empresa experta y de confianza para su repatriación sanitaria. Nuestro equipo está a su disposición las 24 horas de todos los días para una consulta gratuita. Póngase en contacto con nosotros llamando a cualquiera de nuestras líneas de teléfono disponibles y desde cualquier lugar del mundo. 

Contáctenos